Al final del día todos esperamos lo mismo, llegar a casa y sentirnos bien.

Soy un afortunado en mi trabajo: tengo el privilegio de escuchar a mucha gente parecida a ti (directivos y deportistas). Y todos, sin excepción, buscan lo mismo: sentirse bien y sobre todo ¡ser felices!

Cada uno de nosotros es feliz a su manera y esto siempre es singular. Trabajando con ellos, me describen instantes en los que algunos alcanzan ese encuentro con lo que buscan. Es un paso a paso que los acerca a algo que no dura para siempre, pero que ¡siempre es bueno volver a buscar!

¿Y qué me cuentan ellos? ¿Cuál es su secreto?

MISIÓN, PASIÓN y DON

Son los tres conceptos que todos ellos tienen en común.

No importa el puesto corporativo ni el nivel deportivo, desde el más “alto” al más “bajo”, solo aquellos que tienen claro y consiguen alinear estas tres palabras son los que de verdad disfrutan de lo que hacen.

No creo en fórmulas ni recetas para la felicidad; pero sí en estos tres factores en común que los identifica:

  • Misión: tu contribución y tu para qué.
  • Pasión: tu fluir en lo que haces.
  • Don: tu hacer natural, aquello que se te da especialmente bien. No importa lo grande o pequeño que sea, ¡es tuyo! Y te sale casi sin darte cuenta.

¿Sabes cuál es tu misión, tu pasión y tu don?

Cuando te respondas…, ¡Disfruta de las consecuencias!