“No podemos crear tiempo -sólo hay 24hrs/7-, pero Sí podemos crear ENERGÍA para nuestro día a día.”

Esta máxima ha marcado un cambio radical en la manera en la que miles de directivos comenzaron a replantearse cómo afrontar su Alto Rendimiento Sostenido tal como lo hacen los deportistas de elite:

Ya no se trata sólo de gastar energía, se trata de saber GASTAR y saber RECUPERAR.

Si te resuena cualquiera de estos comentarios, por favor continúa leyendo el post:

“…No puedo más, estoy estresado y no llego a todo lo que me propongo…”

“…Siento que pasa el día y tengo la sensación de no haber hecho casi nada, no le encuentro sentido a lo que hago…”

“…Duermo fatal y estoy muy cansada dando siempre el máximo, aún así me quedan pendientes…”

“…Quiero hacer cosas para mí, pero con esta agenda es imposible…”

Hace casi 20 años un artículo publicado en la Harvard Business Review sobre el “Atleta Corporativo” revolucionó la gestión del tiempo energía de los directivos.

El insight que lo desencadenó viene, una vez más, del mundo del deporte: “Para un tenista que gasta energía en cada punto, son obligatorios sus breaks-pausas para recuperar.”

En el Deporte de Alto Rendimiento Sostenido:

  • La regla es entrenar mucho y duro, para luego competir sólo en ocasiones concretas. Siempre con definidos intervalos de temporada y sus descansos obligatorios; con el objetivo de consolidar una carrera profesional de aproximadamente 10 – 15 años…

En el pretendido Alto Rendimiento Sostenido del Directivo:

  • No existe oportunidad para entrenar-experimentar, siempre se está rindiendo-compitiendo. Saltándose, como norma, cualquier momento para la pausa y sus necesarios descansos; con el objetivo de consolidar una carrera profesional de aproximadamente 40 años…

¡Vaya diferencias entre estos dos mundos que tanto comparamos!

Numerosas investigaciones que confirman esas alarmantes reflexiones, y que tuve la oportunidad de aprender del Human Performance Institute, también me permitieron descubrir algunas técnicas-metodologías para revertir la situación que, a mi manera, intentaré sintetizarte en ideas para ti.

Te animo, aunque sea por un momento, a que te olvides de tu “Gestión del Tiempo” y que en su lugar hablemos de la “Gestión de tu Energía”. Existen 4 dimensiones de tu energía sobre las que puedes iniciar ya tus propias reflexiones.

Trabajando con ejecutivos y deportistas, suelo utilizar como metáfora “Los 4 TANQUES de ENERGÍA”. Y aunque están interconectados, te ayudará diferenciarlos para poder atenderlos y cuidarlos:

FÍSICO: Aporta la base imprescindible de energía y resistencia. Estimula la recuperación de las demás dimensiones. Es la “CANTIDAD” de nuestra energía.

  • ¿Cómo me estoy alimentando?
  • ¿Qué hago para dormir más y mejor?
  • ¿Cuánto y qué clase de ejercicio físico hago?
  • ¿Tomo pausas-descansos en mi jornada diaria?… …

EMOCIONALPromueve la gestión de las emociones y el clima interno, creando nuestras relaciones. Es la “CALIDAD” de nuestra energía.

  • ¿Suelo priorizar aquello que me hace disfrutar en mi trabajo y en mi vida personal?
  • ¿Me detengo para reflexionar sobre mis propios logros diarios?
  • ¿Aprecio, valoro y reconozco los logros de los que me rodean?
  • ¿Estoy realmente presente cuando comparto buenos momentos con mi familia, amigos, o compañeros?… …

MENTAL: Facilita el enfoque en la tarea a realizar, la atención plena. Es el “FOCO” de nuestra energía.

  • ¿Procuro hacer solo una cosa a la vez?
  • ¿Soy capaz de identificar qué me distrae?
  • ¿Tiendo a “apagar fuegos”?
  • ¿Destino espacios sólo para la reflexión?
  • ¿En qué momentos del día “pienso” con más claridad?… …

ESPIRITUAL: El motor de la búsqueda del sentido y propósito de nuestra vida. Alinea los valores con la misión, siendo fuente de la motivación trascendente. Es la “FUERZA” de nuestra energía.

  • ¿Existe un gap importante entre lo que me digo que es lo más importante en mi vida con lo que realmente hago?
  • ¿Tomo decisiones en mi día a día influenciado por las demandas externas antes que por mis valores y propósito?
  • ¿Siento que estoy teniendo un impacto positivo en los demás?… …

¿Y ahora qué?

Ya puedes volver a abrir tu agenda. Pero esta vez hazte estas dos preguntas antes de rellenar cualquier cuadrante:

  1. ¿Esto nuevo que agendaré me Aporta o me Quita energía?
  2. ¿Qué puedo hacer diferente para sentir que estoy cuidando alguno de mis “4 tanques de energía” en cada nuevo cuadrante que agendo?

Acordaré contigo que entre cualquier ideal teórico y la realidad, existe tu demandante día a día. Y es aquí donde esa PAUSA para ti, para ELEGIR-DECIDIR y agendar, marcará seguro una diferencia a tu favor.

GASTO+RECUPERACIÓN=RENDIMIENTO 

  • CREAR RUTINAS Y AUTODISCIPLINA QUE PROMUEVAN ESA OSCILACIÓN.

La CIENCIA que hay detrás y fundamenta cada una de estas dimensiones sólo tendrá sentido según el ARTE que tengas para diseñar tu siempre singular gestión de tus 4 “tanques” de energía. Y afortunadamente, sólo tú puedes hacerlo.

¿Gestionas tu tiempo ENERGÍA?

 


Información ampliada y fuente de este post: